jueves, 21 de mayo de 2009

Londres

Busqué un ruido delator
Algo que me distrajera
Busqué mi alma en un rincón
Y no te hallé, compañera.

Fue la garra solitaria
Que se me aferraba, clavo ardiendo
Y fue un dulce testimonio
Fue un testimonio de que te quiero.

Londres, 8/04/08

No hay comentarios:

Publicar un comentario