domingo, 3 de marzo de 2013

daría mis resacas por un sol de arena
para así lanzarle las piedras de mi mochila
y reírme si te pones seria
una pena no poder enterrar las palabras
cuando las aves recojan los frutos
de nuestras despistadas cabezas

(hazme un hueco junto al mar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario